lunes, 13 de junio de 2016

Reseña de Big eyes (Grandes ojos).




Tim Burton parece que sigue alejándose de su estilo gótico de vez en cuando, a pesar de que los más críticos le reprochen eso. “Grandes ojos” es una película, que fue publicada en 2014. Que habla de la artista “Maragret Keane”.  Tim Burton sentía un agrado por el trabajo de ella, desde muy pequeño. Queriendo llevar su historia a la gran pantalla desde hace un tiempo…

Margaret Keane, que iniciaría el estilo de ojos enormes desproporcionados. Que más tarde inspiraría animadores como Craigh McCraken, en su estilo. Un homenaje en “Las chicas súper poderosas” hacia la autora está en la Señorita Keane, maestra de las 3 niñas. Además de inspirar a otros más, Takashi Murakami o Mark Ryden.

Ahora se entiende el motivo, de los ojos en esta serie...


La película nos habla, de la historia de Keane (Amy Adams). De cómo deja junto a su hija (“Delaney Raye” interpretando a una joven Jane), a su primer marido. En su andar por una nueva vida, conocerá a Walter Keaene (Christoph Waltz). Un hombre que le brindara protección… Ambos son artistas ¿Así que podía salir mal?

Tim Burton presenta esta película en 2014, aunque se aleja bastante del tono gótico oscuro del director. No por eso es una película lejana a su corazón, todo lo contrario. En realidad se nota un gran empeño de la producción. En relatar a detalle la vida de la artista, sus etapas con su esposo Walter. Sus intentos desesperados de salir del anonimato y como en sus pinturas se va lentamente plasmando su estado emocional a lo largo de la película. Como se mencionó antes, Burton es un gran fan de Keane y la película solo lo confirma.




Por el reparto de actores, Amy Adams hace un gran papel al interpretar a Margaret Keane. Como siempre Adams se caracteriza por hacer personajes muy diferentes entre sus papeles. En este caso logra poner la timidez de Keane al descubierto, así como todo lo que debía soportar durante sus años con el matrimonio de Walter, pero a la vez deja entrever una fuerza silenciosa que tenía margaret. Por su parte Cristoper Waltz, crea un buen contra peso en el film. Su interpretación de Walter Keane, se resumiría a la frase usada en la película “Dr. jekylly Ms. Hyde”. Cristoph Waltz interpreta a un personaje con un trastorno de bipolaridad, además de posiblemente rayando en la súper conciencia. Un estado clínico mental que se podría denominar como personas camaleónicas. 

Es una buena película muy recomendable, más si son artistas o les agrada el arte Margaret. Se sentirán identificados con la historia de Mis. Keane. Quizás su arte siempre fue llevado a ser una espada de doble filo, odiado y amado. El film nos recuerda que “vivimos en un multiverso, donde la verdad siempre sale a la luz sin importar que…”
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario