lunes, 30 de septiembre de 2019

¿Demasiado de Todo?


Hace un poco más de un año escribía acerca de cómo todo se desencadenaría en una guerra de “Streaming” antes de que se volviera un término mainstream… Aunque mentiría si dijera que no me resulta irónico, hacer una especie de continuación de dicha entrada. Que pueden leer aquí

Pero curioso cómo cambio todo en un año, se consolido la venta de Fox con Disney convirtiéndolo en un monopolio descarado con casi el 50 % del control del entretenimiento en Estados Unidos…  Disney Plus está a la vuelta de la esquina, con un servicio de Streaming que apunta a un catálogo de entretenimiento enorme… Sumado al hecho que se sumó Apple a dicha guerra de Streaming. Además que nada garantiza que Netflix mantenga su puesto de líder del rubro, terminada la guerra.


Primero que nada recordemos que calidad y cantidad son dos términos distintos… Disney se ha convertido en el Goliath del entretenimiento… En luchar contra un molino de viento… Disculpa lector el ideal quijotesco de esta entrada… ¿Pero acaso a los humanos no nos encanta tener sueños imposibles? ¿Sobre mejores situaciones aunque parezcan imposibles de lograr? 

Pero en este punto ¿Qué ha cambiado realmente? Las empresas de entretenimiento necesitan a sus consumidores y estos a estas… Es un contrato simple, ellos ponen el servicio y muchos lo consumen… ¿Pero tampoco es tan simple? ¿Verdad? Disney a veces tiene algunos destellos artísticos… Formaron parte de nuestra infancia dichos destellos y de la de los hijos de muchos hoy en día. Disney es como el pez que yace en las profundidades de la película “Buscando a Nemo”, te seduce con su falsa luz y promesas de cosas geniales para devórate…


Así como en “Cars 3” Rayo McQueen se vuelve parte de la compañía de Sterling, la idea del auto empresario reside en convertir a McQueen en una marca. Para promocionar sus productos ya que no se quiere arriesgar que sufra más con sus carreras. Desea dejar el recuerdo de la leyenda que fue, para sobre ese status que alguien más construyo pueda cimentar su marca y producto… ¿Suena familiar no? Pareciera hasta una carta de un Pixar cautivo, suplicando dejar de ser una marca más de un monopolio… Aunque claro en ambas películas los protagonistas salen airosos y logran librarse de ambos peligros.

Hace un año comentaba que se escogiera con cuidado que servicio de Streaming se iba usar, ya que esto nos guste o no, va cambiar la industria del entretenimiento. Tampoco digo que Netflix o Amazon sean empresas de una calidad artística innegable, que su principal fin sea crear historias que toquen el punto más profundo de la humanidad y nos lleven a la reflexión… Ya que en ambos casos contamos con los dedos las producciones de calidad. Pienso que lo mismo sucederá con Apple tv…

Pero eso es lo que rige el mercado actual, cantidades rebosantes de productos sacados del microondas uno tras otro… De crear una comunidad en base productos, de controlar opiniones, de que esta misma comunidad se vuelva jurado y verdugo… Para que la pobre alma que se arrepienta en levantar un dedo en contra de una empresa, reciba su merecido por la legión de fans leales hasta el fin… Quedando la empresa limpia de manos…

No es algo nuevo, es algo que se repite en diversas sociedades claro. Pero pienso que aun en una época “tan avanzada” como la de hoy. Las personas infravaloramos demasiado el poder del consumidor… Es tan simple como pasar de largo de una producción sin calidad, es tan simple como decir no consumiré tal producto… Es tan simple como pedir de manera amable y correcta a la empresa. Que aumente la calidad de las producciones… Sé que la comida de microondas siempre será comida de microondas y que la comida hecha en un horno o a mano de manera artesanal siempre la superara… Pero es tan fácil de consumir y asimilar la comida de microondas… 



Y no digo que deje de existir, solo digo que debería mejorar la comida de microondas. Además que también se le debería de dar su lugar a más cosas hechas en un horno…  Y no solamente hablamos de comida lector…

¿Hay tantas opciones hoy en día? ¿Que en verdad alguien? ¿Puede ver todo lo que se ofrece en los diversos medios, como historieta, videojuegos, libros, producciones audiovisuales? La respuesta es simple… No…


Hay una sobre explotación de temas inclusivos hoy en día. El marketing apunta a eso, la gente quiere volver malvado todo lo que se haya hecho en el pasado… Desea volver malvado a todo aquel que no piense como los demás respectos a ciertos temas… Es cierto que ha sido algo que ha existido en la humanidad desde el inicio… Pero que el oprimido se vuelva opresor… Tampoco es justicia…
Entonces volvemos al tema inicial… ¿Demasiado de todo? La respuesta es sí… Pienso que estamos frente a un bombardeo gigante nunca antes visto en la historia de la humanidad y una sobre saturación masiva de los medios… Donde los monopolios se alzaran y lentamente se encargaran de quitarle su esencia a las cosas… La vida es más que solo estar pegado a un solo lugar… Haga un poco de todo, no se casen con empresas… Incluyendo Friktime y sus derivados… Conviva con personas, lea, juegue, vea, experimente, sea creativo aportando algo, busque a Dios y sea bueno…

El consumismo masivo de lo que se viene, no es una buena señal… Si algo nos ha enseñado la historia… Es que mucho poder en un solo humano o mucho de algo… No siempre termina bien. Las empresas y medios son eso, servicios que se prestan a las personas… Negocios… Nos puede gustar como hacen las cosas las empresas en esos negocios… Nos pueden agradar sus ideologías, pero recuerde siguen siendo un negocio… No son sustitutos de la familia o de guiar a los más pequeños, de enseñar que es correcto y que no… Ya que cuando dejemos de aportar un número, para ellos dejamos de ser importantes.

Disculpen lector por alargarme de más… Con esta reflexión de lo que pasa hoy en día en la industria del entretenimiento.